Comparto mis libretas rojas

He ido hilvanando palabras en la soledad de mi casa, unas veces donde los caminos se enredan y el dolor deshoja recuerdos; otras, en el placer de ver la Luna asomarse por mi ventana, y fui cosiendo, en silencio, cientos de versos que he ido guardando en mí; y así, dejé que se llevaran mis alas, y las dejé marchar para que se hicieran letras en papel... sólo ellas sabían del verdadero color de mis rosas o del verdadero eco de mi voz, y casi sin darme cuenta, fui amontonando hojas... Nacieron mis libretas. 

Y sigo hilvanando palabras, con una diferencia, hacer que ellas formen parte vuestra con mi blog Las libretas rojas: Os dejo llevaros mis alas.
No toquéis en mi puerta... pasad.